fengshuiesmeralda@fengshuiesmeralda.com
655880900 - 961750743
Lunes a viernes de 17-20
fengshuiesmeralda@fengshuiesmeralda.com
655880900 - 961750743
Lunes a viernes de 17-20
La esencia del feng shui

La esencia del feng shui

La esencia del feng shui

La esencia del Feng Shui está el espacio en que habitamos.

Es fácil conocer esta técnica y aplicarla a la vivienda, pero realmente lo que es más complicado es entender la esencia del Feng Shui.

Deseo compartir cómo entendí yo la esencia del Feng Shui.

Desde hace unos 5 años heredé de mis padres un campo, cuando antiguamente lo llevaba mi padre, mi madre siempre se quejaba y me decía.¡Tu padre siempre está en campo, lo tendrá más limpio que la propia casa!

En la actualidad es mi marido el que se encarga de este campo y hace lo mismo que hacía mi padre, siempre está en el campo, y yo le pregunto ¿Cómo es que pasas tantas horas en el campo? Si ya tienes el producto recogido, la leña cortada y quemada, no hay ninguna hierba en el campo… ¿que haces allí tanto tiempo?

Y él me comenta: Estoy quitando árbol por árbol las ramitas seca;, si no se quitan, cuando vuelva a nacer el fruto lo va a dañar y el fruto en vez de ser especial será defectuoso.

Si aplicamos esto a la casa, el árbol es la vivienda y el fruto la calidad de vida que deseas obtener,o sea los frutos especiales. Tienes que cuidar y amar donde están tus pertenencias, donde te cargas diariamente, que es en tu casa.

Tienes que sentir que la vivienda es tuya. Hay que sentir que el espacio es tuyo, bien estés viviendo de alquiler, en un piso, chalet o habitación, ya sea la casa tuya ,heredada o comprada, o bien compartida con el banco.

Queridos lectores, al pagar el alquiler, la letra del banco o la contribución al ayuntamiento eres el dueño de ese espacio donde vives, de la casa donde duermes.

Para las personas como yo, entraditas en años, os acordáis de la película E.T. el habitante de otro planeta, que durante su estancia en la Tierra vio que en el  nuestro todo eran amigos, comida, diversión…

Él seguía amando su casa, su hogar, su familia,…Quería irse a su “casa”. Siente tu casa y toma conciencia de que tienes una herramienta más para dirigir tu vida a través de tu casa.

La casa puede llegar a ser mucho más que una simple caja donde vivir.Aunque sólo duermas y desayunes en tu casa

¿Qué est,a haciendo la casa? ¿Dónde te cargas? Sí,en tu casa vas a cargar las pilas, tu energía. ¿Dónde está tu ropa? ¿Tus pertenencias? ¿Dónde almacenas la comida que sirves a tu familia?En tu vivienda, en tu casa.

Haz que tu vivienda esté en armonía y en equilibrio, te sentirás bien y se sentirán bien los que vivan en ese hogar.Y aunque caiga una tormenta a tu alrededor te sentirás bien.

Hay una frase de Teresa de Calcuta que vino a mí cuando iba hacer mi primera conferencia hace aproximadamente 9 años , que creó preferencias en mí.

Dice así:

“La Paz y la Guerra empiezan en el hogar”

Si de verdad queremos que haya paz en el mundo, empecemos por amarnos los unos a los otros en el seno de nuestras propias familias.

 

A parte de cargarnos las pilas cuando comemos, también cargamos las pilas cuando estamos en casa y más aún cuando dormimos, el dormitorio representa el yo interior y la mente el subconsciente.

Hoy os voy a dar algún consejito para la habitación de matrimonio o de pareja.

– Los aparatos eléctricos han de estar lo más alejados posible de la cama, por lo menos a 2 metros. El dormitorio debe ser un oasis personal, ya que aquí es donde pasamos el mayor tiempo del día.

-La cama debe tener cabezal y dos mesitas de noche. Toda persona tiene que dormir en una cama con cabezal.

Es necesario? NO, ¿es important? NO. Sólo digo que probéis. Es el equilibrio.

-Poned una alfombra para los pies,os sentireis más firmes para empezar el día, las hay que se pueden lavar en la lavadora. Colores con tonos fuego o blancos combinados.

-Cada miembro de la pareja debe tener su espacio para la ropa y para sus cosas,no hay que cruzarlo.

– Fotos de la familia, etc. van al comedor, no en la habitación de matimonio.

-Hay que ver la puerta de entrada desde la cama sin mover la cabeza

 

Esmeralda

María José Bonet